Vive Cantando

Diario de un karaoke 2×03: La reina del pop


La serie de Antena 3 ‘Vive Cantando’ volvió el pasado martes con un nuevo capítulo y, con ella, las crónicas de Andrea (del blog Epic Us) que nos ofrecerá cada semana su particular visión de los capítulos de las aventuras del barrio de La Gloria. No os la perdáis, porque si creéis que después de ver el capítulo no os podéis divertir más, ¡Os equivocáis!.

El martes se emitió el tercer episodio de la segunda temporada de Vive cantando y no me voy a andar con rodeos y voy a ir con la crónica, que pasaron muchas cosas fantabulosas, porque encima nos han dado escenas de Trini y Juanjo, yey =D Bueno, como siempre, voy por tramas.

Empiezo con la que fue mi trama favorita, ya que tuvo a muchos personajes juntos y estoy muy, muy chula. La cuestión es que el pobre César sigue muy triste por la marcha de Lucía, así que decide seguir el consejo de su abuelo y encontrar algo con lo que emocionarse. En este caso, un concurso de karaoke con el que le da el coñazo a Juanjo durante todo un día. Pero literal. Empieza cuando Juanjo se despierta y acaba cuando él se está acostando y porque ya le da permiso para cualquier cosa.

A la mañana siguiente Trini está buscando un trabajo porque se le acaba el contrato y no está muy segura de lo que vaya a suceder. Contra todo pronóstico, la hacen fija, mientras Rafael gruñe que es raro que no la hayan echado ya. Alegría general ante el contrato, salvo de Trini, que eso de trabajar para siempre, siempre de barrendera pues no es que le emocione.

Este hombre es la comprensión y el apoyo hecho persona.

Mientras, en el karaoke, también contra todo pronóstico, hay una cola tremenda para apuntarse al concurso y es que en los flyers ha habido un pequeño error de nada, un cerito de nada… en vez de 500 euros de premio, pone que serán 5000. Y, claro, como las bases están firmadas ante notario, pues no se pueden escaquear, sobre todo porque Asun ha apuntado a sus hijos y no está por la labor de que no le paguen.

Por suerte, Charo les echa una mano y les consigue a Toñi, la de Azúcar moreno, de jurado, pero Juanjo no se anima. En su lugar, para evitar arruinarse, va a ver a Trini para pedirle que gane el concurso y, así, no deben pagarlo. Lo que pasa que entre que Jessi perdón Elena pasa de ella y el contrato, Trini está hundida, pero Juanjo la piropea y le dice que la primera vez que la vio cantar, no era capaz de apartar sus ojos de ella. Trini se nos emociona un montón y yo también, si es que juntos son amor, en serio. Tienen que estar juntos ò_ó

Si es que Trini es la que hace que Juanjo sonría así, con los demás no lo hace, ¿eh?

A todo esto, Alma está motivadísima con el concurso porque quiere dejar de vivir a lo cutre, como ella dice. El problema es que cuando Paula se entera del premio, también se quiere apuntar y, qué cosa más rara, Alma no la convence diciéndole que ella siempre ha vivido así. Todo lo contrario: la pica del todo. Paula vuelve a casa para prepararse y se entera de que Trini también va a participar. Ésta quiere que todo sea civilizado, pero Rafael cree que se va a liar la marimorena.

En la plaza, el Poli Buenorro ve a Jeco y a Manu haciendo contrabando de pañales, muy loco todo. El Poli Buenorro se va a llevar a Manu detenido por robar los pañales, pero Charo acude a su rescate e incluso se ofrece a darle dinero (más que nada porque el poli le quita el dinero para pagarse el café, xD), aunque César cree que sería mejor darle una oportunidad. Así, Charo lo acaba convenciendo para que lo contraten para repartir los flyers del concurso de karaoke. César no termina de fiarse, así que le marca los flyers con su inicial y se le ablanda la patata al descubrir que no tiene familia.

Todo va bien hasta que llega Juanjo y, claro, de tal padre, tal hijo y la mala leche de ambos choca en cero coma, vamos. Al final, decide darle una oportunidad.

Después, va a una reunión de alcohólicos anónimos, donde Jessi perdón Elena cuenta que Trini sigue siendo Trini y que, al estar con ella, le dan ganas de beber, por lo que ha decidido pasar de ella. Al escuchar eso, Juanjo se china y empieza a defender a Trini a capa y espada y yo ya estaba ahí apoyándole como una animadora. Es que la defiende con una vehemencia que yo me emociono. Mucho.

 

Por la noche, Trini va al karaoke para el concurso y flipa al ver a Manu de becario, pero a Charo le parece que es lo mejor. De hecho, Charo cree que Juanjo debería saber la verdad y Trini le da la razón, pero no quiere actuar a lo loco porque teme que Manu se esfume y que Juanjo no se lo perdone.

Llega la hora de cantar y la canción elegida es Un beso y una flor de Nino Bravo y la cantan prácticamente todos los personajes. Yo incluida, porque esa canción es lo mejor y encima Antena 3 decidió poner anuncios justo en medio. ¡¿Seriously, Antena 3?! Hay todo tipo de voces, pero lo más bonito es la cara que pone Juanjo cuando le toca el turno a Trini:

 

Lo malo es cuando luego canta Paula y empiezan a temer que lo van a tener jodido:

 

Al día siguiente, Juanjo se presenta en casa de César porque les han robado la recaudación del karaoke y tanto él como el Poli Buenorro creen que ha sido Manu. El poli intenta defender a César, contando que fue idea de Charo, pero sólo sirve para que Juanjo se cabree aún más. Los dos van en busca de Manu, encontrándolo en el parque junto a Jeco. César empieza a liarse contando cosas, básicamente para decirle que, si devuelve la pasta, todo estará bien, pero Juanjo es más directo y Manu se pone a la defensiva, o chulito, as you wish. Manu lo único que quiere es que le paguen, pero Juanjo cree que tiró todos los flyers y, cuando César no sale en su defensa, Manu los manda a la mierda.

En la casa de Trini, Nacho pone el dedo en la llaga sin querer al decir que, según Paula, ella fue la más aplaudida y que, cuando hicieron en casting juntas, Paula ganó. Trini, al principio, intenta tomárselo con filosofía, pero acaba picándose y, encima, Paula le mete mucha caña dándole donde más le duele. Rafael, mientras, sigue gruñendo en plan “si es que lo sabía”. Más tarde, Paula está ayudando a Carlos a buscar trabajo, cuando Alma la golpea con el látigo de su indiferencia y, por eso, Paula se va cabizbaja. Carlos le dice que está siendo muy tonta con el concurso, pero Alma cree que es el único dinero que cualquiera de ellos puede conseguir.

En esas, Jessi perdón Elena se presenta en casa de Trini y, aunque al principio ésta se hace la dura, en cuanto le cuenta la verdad, todo se soluciona. Elena le explica que estaba casada y que él la engañó y eso la llevó a beber hasta que tocó fondo y entonces decidió ir a terapia. También le explica que, cuando la ve, le entran ganas de beber y Trini dice que a Juanjo le parece lo mismo. A este paso a la pobre Trini la van a contratar para aparecer en la etiqueta de las botellas.

Por la noche, en el karaoke, Charo intenta defender a Manu, pero Juanjo se muestra inflexible y Trini se hace la loca. En ese momento, César anuncia las semifinalistas: Paula y Alma cantarán por un lado, mientras que Trini con Charo. Paula intenta retirarse porque no quiere tener más broncas, pero Trini dice que lo hace ella para que no peleen y el pobre Juanjo está al borde del infarto. Por eso, se la lleva a un aparte para contarle lo del robo y que siga en al competición, cuando llega la de Azúcar Moreno que explica que, al día siguiente, irá su representante para escuchar a los finalistas. Eso era el empujoncito que Trini necesitaba para seguir en la competición.

Hoy tengo al pobre Juanjo que parece un meme, xDD.

Paula y Alma cantan a dúo La reina del pop de La oreja de Van Gogh (¡¡temazo!!) y yo pensaba que se iban a zurrar en medio del escenario. Encima, llegado un momento Paula se viene arriba y no deja que Alma meta baza, todo eso mientras el pobre Juanjo sufre en silencio y César se da cuenta que la mayoría de los flyers que trae la gente tienen la M de Manu.

Luego, César anuncia que Paula es la primera finalista, por lo que Alma se marcha y los chicos la siguen, y que Trini es la segunda porque Charo se ha retirado. Y en un comunicado oficial deja claro que está como un roble a sus 49 años, xDD. Esta mujer es la releche, en serio.

Cuando Paula sale a la calle, se encuentra a Alma llorando e intenta consolarla: le dice que vivir a lo cutre no es tan malo, porque tiene a su familia y una buena amiga, aunque a veces sea una puñetera. Alma le cuenta que estaba de mal humor porque como no tienen dinero no pueden meter a las niñas en una guardería y que seguramente tenga que dejar el instituto, algo que no quiere hacer. Paula le dice que con la de tiempo que ha invertido en aprobarle los cursos, no dejará que abandone y, por tanto, le dará el dinero del premio.

A Juanjo no le gusta esto, xD.

A la mañana siguiente, Paula le echa en cara a Trini que no se retirara de verdad y Trini le explica lo de Juanjo y que, encima, escuchó la conversación que tuvo con Alma y se emocionó. Paula cree que todo es una mentira porque Trini no quiere que ella le haga sombra delante del representante. Nacho tranquiliza a su tía diciéndole que todas las divas se pelean. Muy útil, Nacho.

La noticia de que Paula quiere darle el dinero a la hija de Asun pone muy nervioso a Juanjo y se lo está comentando a César cuando llega Manu porque éste ha llegado. César dice que Manu repartió los flyers y que no cree que les robara, pero Juanjo no cambia de opinión y, de paso, gruñe un poco, que ya sabemos todos como es Juanjo. Después, Manu se presenta en La bamba con el dinero de la otra noche y se lo devuelve a César, diciéndole que se lo estaban buscando y que no esperaba que le cayera esa bronca por parte de Juanjo. César acaba defendiendo a Juanjo y básicamente le dice que es un merengue, que es igualito que Manu. Soy fan de eso, muy fan.

“¿Qué voy a ser yo como ese? Ni que sea mi padre…”
Jo, en serio, quiero que se sepa la verdad de una vez, a ver cómo reaccionan.

Juanjo lo oye todo y como es un blandito, le dice a César que él tenía razón desde el principio y que hay que confiar en la gente.

Por la noche, la Azúcar moreno y su representante (que es Fernando Andina, uhhhh) se presentan en el karaoke para ser los jueces del concurso. En la final de éste, las canciones se sortean y como César es tan legal como tonto, no lo amaña ni nada y a Paula le da I will survive y a Trini La cucaracha… Jolín, que putada. En serio, ¿no podían haberle dado nada peor? Es que encima Paula lo peta con su canción y, claro, el resto se desespera, menos Trini que dice que La cucaracha es una canción muy triste y hará que todos lloren, xDD.

Paula casi hace que Juanjo se dé al alcohol, pero en el último momento se controla y sale a la calle, donde se encuentra con Jessi perdón Elena. Le acaba contando lo de que va a tener que cerrar el karaoke al pagar el premio, pero que quizás es mejor porque ha estado a punto de beber. Jessi perdón Elena le dice que no, que los problemas hay que afrontarlos y se ofrece a ser su madrina.

De vuelta al karaoke, la pobre Trini hace lo que buenamente puede con La cucaracha y, oye, no le queda mal. Pero, claro, es que tampoco hay mucho que rascar. Y, de nuevo, lo mejor es la cara de Juanjo.

La de Elena también es muy genial, xDD.

Para sorpresa de César (al que no se le nota ni nada al dar el resultado), gana Trini que, en el fulgor de la victoria, besa a Juanjo. Sin embargo, mientras Trini está hablando con el jurado, Fernando Andina le da su tarjeta a Paula. Cuando Trini se acerca para ver si cae la breva, él la felicita, pero nada más, así que la pobre Trini se nos hunde, aunque felicita a Paula como una campeona. De hecho, hasta la anima a llamar, antes de reunirse con sus amigos… que acaban admitiendo que le pidieron a la de Azúcar moreno que la votara. La pobre Trini se viene abajo del todo, dice que tiene que asumir que sólo es una barrendera y sale por patas, aunque Jessi perdón Elena la sigue y le dice que hay un punto medio entre ser Trini Turner y barrendera y que puede estudiar o prepararse para conseguir un empleo mejor.

Al final, Carlos consigue un empleo cargando cajas en el mercado, mientras Trini va al Caño y se encuentra a su hijo. Eso le hace ilusión, incluso le invita a comer a su casa si quiere y Manu le dice que, aunque a ella le van los yogurines, a él las maduritas no. Ihhhggg, que mala elección de pulla. En esas, llega Juanjo para decirle que le contratan de becario (de paso, César abraza a Manu pese a que éste no está muy por la labor, como su padre, vamos) y luego va a explicarle a Trini que lo del tongo fue una solución in extremis y que no sabía cómo decírselo, algo de lo que Trini sabe mucho.

Padre e hijo. Si es que son igualitos.

La otra trama de este episodio, totalmente ajena al concurso de karaoke, fue la que protagonizaron Asun y Candela, que de aquí acabarán convertidas en el Dúo Dinámico de La Gloria. La familia de Asun al completo se ha mudado a casa de Candela y Mariano y, claro, la frente al baño rivaliza con la del paro, lo que hace que Asun se queje… de nuevo, porque según Candela no ha parado y ya empieza a estar harta no, lo siguiente. Asun le dice que no se preocupe, que en cuanto encuentre trabajo se marchará, pero nadie tiene mucha fe en la pobre mujer. Tampoco es que ayude que no sepa qué es un post-it, claro.

Tras la ardua búsqueda de empleo, Asun vuelve al Caño sin haber conseguido nada y quejándose del nepotismo. Al oír eso, Mariano piensa que Asun podría trabajar en el bar, lo que no le hace gracia a ninguna de las dos, pero Mariano considera que si Jeco puede ser camarero, ella también; de paso, convence a Candela diciendo que su hermana cocina bien y que, con el sueldo, se la podrían sacar de casa.

Mariano probando que ser camarero es fácil. ¡Pobre Jeco! Fatal me parece, Mariano, que conste.

Al día siguiente, Candela encuentra a Asun haciéndose la interesante con las vecinas. Vamos, que si le estoy haciendo un favor, que si te critico a la espalda para no hacer daño… Candela termina de chinarse y le dice que es una desagradecida, pero Asun hace lo de pa’ chulo, chulo, mi pirulo y decide dejar el puesto.

Por la noche, Mariano acaba durmiendo en el sofá con su hermana porque Candela le ha echado al considerar que su idea de que trabajaran juntas ha sido horrible. Asun, encima, no pierde ni la clase, ni el glamour, ni la falta de humildad y dice que si Candela le pide perdón, está dispuesta a pensarse lo de volver. Encima, no están solos porque Jeco está jugando a la consola ya que por fin tiene un momento libre, así que los dos hermanos se acuestan, mientras Jeco sigue jugando.

Al día siguiente, siguiendo el consejo de su hermano, Asun va al Inem, donde le recomiendan que se aferre al trabajo que le ofrece su cuñada. Asun dice que prefiere cualquier cosa antes que volver y acaba de barrendera con Trini. En un principio, intenta fingir que es benéfico, pero Trini no se lo traga e intenta ayudarla a llevar la situación más o menos bien… aunque no funciona demasiado, ya que Asun sale huyendo haciendo la croqueta fosforita al ver a Candela a lo lejos.

Ni los ninjas o Forrest Gump, macho.

En el bar, por la noche, Cefe se está quejando de que no le dan la cena, cuando aparece Asun para trabajar. Le dice a Candela que la necesita y que el trabajo en la oficina que le habían dado no era para tanto. Cefe dice que Candela es un poco cabezona y que tres se han ido sin pagar porque estaba sola y no daba abasto. Claro, él iba a avisarla, pero tenía miedo de levantarse y de que le quitaran el taburete, xDD.

Asun al ponerse el delantal, señala que le sienta bien y Mariano apunta que mejor que el verde de barrendera y Candela se ríe de como ha salido corriendo.

Eso es todo por hoy. El próximo episodio pinta muy bien, sobre todo porque parece que Jeco va a tener protagonismo y eso mola mil. También parece que Juanjo se va a poner celoso del Poli Buenorro, que no sé si me gusta o no, porque yo a ese cuadrado amoroso que se está perfilando le tengo más miedo que a un nublado, la verdad.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!