Vive Cantando

Sandra Blázquez: “Me da pena que se acabe, porque en esa serie había mucho que contar”


La joven actriz hace balance de su paso por la serie ‘Vive Cantando’ después de dos temporadas de emisión en Antena 3. Además, Sandra nos habla de su labor de voluntaria en Marruecos y la creación de la asociación Idea Libre para ayudar a los niños de la zona, donde ya han conseguido construir una escuela con 72 niños.

¿Qué balance haces de tu paso por ‘Vive Cantando’?

Ha sido una experiencia preciosa, llena de gente maravillosa de la que he aprendido mucho y espero seguir aprendiendo, porque la verdad, hemos creado una gran familia. Me da pena que se acabe, porque en esa serie había mucho que contar.

¿Qué te ha aportado tu experiencia en esta serie?

Lo que más me ha aportado es aprendizaje y muy buenos momentos que se quedaran guardados para toda la vida.

¿Qué momento o momentos especiales te gustaría destacar?

Sobre todo las secuencias con música en el karaoke para mí eran las mejores, cantando todos a grito pelado cualquier canción me parecía maravilloso (risas).

¿Qué ha sido lo mejor de la segunda temporada?

Mis gemelas (risas), ¡no podían ser más bonitas! Y al no haber trabajado nunca con bebés he aprendido mucho. A veces se hacía duro porque se ponían a llorar y se complicaba el trabajo, pero eso nos hacía crecer después y una máxima concentración para hacerlo rápido y que las niñas no se cansasen.

¿Cómo fue tu experiencia de voluntaria en Marruecos?

Me fui de voluntaria en enero junto con mi amiga María, a un poblado de casas de adobe y calles de tierra, donde había una sala con treinta niños y una mujer que les entretenía por las mañanas. Nos pedían que fuésemos a jugar con los niños y enseñarles alguna canción o actividad que se nos ocurriera y que fuese buena para ellos. Entendíamos que no había ningún tipo de educación, y que los treinta niños que podían acceder a la sala pasaban el rato para no estar en la calle, y que muchos de ellos a los siete u ocho años se pondrían a trabajar para ayudar en la economía familiar… mi amiga María y yo fuimos a la ciudad y compramos cartulinas, plastilina y todo lo que necesitábamos para pasarnos quince días en los que los niños pudieran jugar, aprender y sobretodo, soñar.

¿Qué pensaste cuando volviste a España?

Al volver a España mi vida había cambiado, no podía dejar esa experiencia como un simple recuerdo, ya nada me sabía igual si no dedicaba mi tiempo a intentar cambiar esa situación de la que tanto me habían hablado y tanto había visto en la tele y que ahora me invadía y formaba parte de mi realidad. Así que nos pusimos las pilas María y yo y creamos una asociación con la idea de que se pueda unir todo el que quiera y así hacernos grandes y fuertes y poder llegar a muchos niños.

¿Cómo se llama vuestra asociación?

Le pusimos de nombre IDEA LIBRE y le empezamos a dedicar todas las horas posibles para poder abrir un colegio en septiembre, y así fue, en septiembre bajamos con una furgoneta que nos cedió FORD DEYSA cargada de mesas, sillas, pizarras, y demás donaciones para poder abrir la primera escuela con 72 niños. Ahora mismo esos niños están aprendiendo, como hicimos nosotros, en lugar de estar en la calle. Trabajamos mucho para seguir creciendo y animo a todo el mundo a que entre en nuestra página y nos conozca, y por qué no, se una a nosotras en www.somosidealibre.org.

Estuviste en la inauguración del nuevo pasaje del terror del Parque de Atracciones de Madrid dedicada a la serie de televisión ‘The walking dead’ que se puede ver en Neox ¿Cómo fue la experiencia?

Me lo pasé muy bien. Dentro del miedo que pasé claro, que era imposible no pasarlo cuando se nos acercaban esos zombis… (risas) ¡estuvo muy divertido!

¿Eres seguidora de la serie?

No… cuando veo cosas de miedo lo paso muy mal… soy muy miedica para eso (risas).

¿Y del Parque de Atracciones?

¡Sí! Me encanta el Parque de Atracciones, creo que es muy buena opción cuando quieres pasar un día desconectado de todo y llenarte de adrenalina.