Vive Cantando

Diario de un karaoke 1×08: Hace calor


La serie de Antena 3 ‘Vive Cantando’ volvió el pasado martes con un nuevo capítulo y, con ella, las crónicas de Andrea (del blog Epic Us) que nos ofrecerá cada semana su particular visión de los capítulos de las aventuras del barrio de La Gloria. No os la perdáis, porque si creéis que después de ver el capítulo no os podéis divertir más, ¡Os equivocáis!.

Una semana más hemos tenido un nuevo episodio de Vive cantando y si en los últimos nos han matado de amor y todo ha sido unicornios, arcoíris y Matts Bomer, en este se ha desatado el Apocalipsis y cuando lleguen las consecuencias vamos a sufrir, pero de lo lindo, vamos. Sin embargo, ha sido un episodio muy chulo y encima ha tenido mis dos números favoritos hasta ahora cantados por Ana Mena, que es un portento la muchacha, por cierto. Pero, bueno, me dejo de rollos y, como siempre, voy por tramas.

Le he estado dando vueltas un rato y he pensando en juntar a Trini y Juanjo, ya que, pese a que han tenido tramas separadas (ella con Carlos y Paula y él con Rafael) no han dejado de estar unidos. Trini sigue emparanoiada por su relación con Juanjo y, en plena noche, se asoma en el balcón para fumar y Carlos la ve, así que se pone a tirarle la caña a lo bestia. Este ya no se anda con chiquitas, ¿eh? Trini, que en este episodio no tiene su mejor día en cuanto a criterio, baja a reunirse con él y despierta a Juanjo, que pilla al Abuelo quejándose en el baño.

En la calle, Trini y Carlos ligotean y, de paso, él le cuenta lo mal que está la situación en su casa. Trini, al final, le deja colgado y se vuelve a casa. Al día siguiente, la vida sigue y Juanjo parece que se ha adaptado a la casa, mientras Trini le pide a Paula que acuda a su clase de canto porque sólo tiene una alumna. En cuanto los chicos se van, Juanjo le comenta a Trini que no es la primera vez que se despierta y no la encuentra ahí y que si se agobia, él puede dejar de dormir ahí. Trini le quita importancia, echándole la culpa de todo al calor, pero ni Juanjo ni nadie se lo cree.

Juanjo siendo de lo más mono y paciente.

Por cierto, es un amor verlo con Nacho y Paula :3

En su clase, además de La alumna anónima, se presenta Paula y también Carlos. Si estuviéramos en el feisbuk, Paula le daría al like. La alumna anónima les informa de un casting y Trini se nos viene arriba con la idea. Mientras tanto, en su casa, Juanjo se da cuenta de que Rafael tiene problemas de próstata e intenta convencerlo de que vaya al médico, pero el hombre se niega porque si la va a diñar, no quiero saberlo.

Al día siguiente, Trini se pone guapa para presentarse al casting e intenta convencer a Paula de que lo haga también, pero Paula no está muy convencida. Cuando Juanjo se entera de que Trini va a hacer el casting, la vacila un poco y le pregunta qué va a cantar. Trini responde que una canción romántica, por lo que Juanjo le dice que se acordará de él y ella suelta que, en ese caso, cantaría Sufre mamón. Soy súper fan, pero súper fan, de ese diálogo, es brutal, xDD.

Luego, Paula está hablando con Alma cuando Carlos la ve y la convence de vaya al casting y, de hecho, la lleva en su moto y le da su cazadora. Yo me imagino que Paula ya estaba con las fantasías tipo 3 metros sobre el cielo, emocionadísima, porque encima Carlos es muy mono con ella.

Paula (pensando): ¿Quién quiere a Hache cuando se tiene a Carlos?

Trini, por su parte, ha hecho el casting, pero el jurado la ha puesto fina, fina, filipina (que diría La Yoli, grande ella) y, al salir, se encuentra con los otros dos. Trini se hace la fuerte, pero en cuanto Paula entra (con la chaqueta de Carlos porque, según él, a lo mejor le da suerte), se larga corriendo, afectada. Y mientras Paula borda la canción de Alex Ubago (seriously, qué bien canta esta muchacha), Carlos intenta consolar a Trini y se acaban besando. Paula, por cierto, le canta a la chaqueta de Carlos. En serio, va a ser muy horrible cuando esto estalle, ay, ay.

A todo esto, Juanjo ve a Rafael en El caño y vuelve a intentar convencerlo de que vaya al médico y esta vez cuenta con la ayuda de Cefe y Mariano. Por cierto, mola cuando interactúan todos ^^ Bueno, la cuestión es que Juanjo le dice que haría cosas peores en el ejército y El abuelo se justifica diciendo que en el ejército no estaba solo, por lo que Juanjo se ofrece a acompañarlo. Me parece súper cruel, pero súper cruel, ¿eh?, que Juanjo esté tan pendiente del padre de Trini, mientras ella se besa con Carlos presa de sus propias paranoias.

El abuelo no está muy contento con lo de hacerse una biopsia y Juanjo intenta quitarle importancia… y se acaba traicionando a sí mismo, pues al decir que “si se la hace él, no se va a sentir mejor” le da una idea a su suegro y también se acaba haciendo la prueba. Ya sabéis, chicos, los que se miran la próstata unidos, permanecen unidos.

Rafael (pensando): Ya que voy a estar 3 metros sobre el cielo de dolor, pues mejor no estar solo.

Por la noche, al volver a casa, Trini se encuentra a Carlos, ya que Paula le está dando clases de inglés. Trini lo está largando, cuando a Paula la llaman: la han cogido para el casting. A Trini no le hace ni pizca de gracia, pero Carlos las acaba arrastrando a las dos al karaoke para celebrarlo. Una vez ahí, para escapar de Carlos, Trini le pega un señor morreo a Juanjo, que no se lo pone tan fácil. Entonces, Carlos y Paula cantan Hace calor y, eh, qué guay escuchar a alguien nuevo. Además, me ha gustado Ignacio Montes. Por cierto, Carlos es un puto crack del tirar la caña porque no cantaba una palabra sin tirársela a Trini… mientras la pobre Paula hace lo mismo con él.

Como tirar la caña, lecciones by Carlos.

No llega al nivel del Madelman, que es difícil, pero casi.

Más tarde, los dos salen del karaoke y están paseando y celebrando lo del casting, cuando Paula tiene dudas porque cree que Trini se ha molestado. Carlos empieza a animarla y le aconseja que se lance… y ella lo hace, va a besarle, pero Carlos se aparta y le dice que le gusta otra. Ya te arrepentirás, muchacho, porque Paula mola mil. Podrían buscarle un chulazo para que Carlos tenga celos, jujuju.

Al día siguiente, Trini sigue rara con Juanjo y lo achaca al aire acondicionado, antes de irse a la ducha. Entonces, Juanjo ve al Abuelo hablar por teléfono, le han dado los resultados de las pruebas: no tiene nada. Juanjo le dice que se alegre y Rafael se está castigando por haberse comportado como un crío, cuando llaman a Juanjo para darle el resultado de sus pruebas: le han encontrado algo en el análisis de sangre y deben hacerle más pruebas. ¡¿Pero qué broma es esta?! ¡A Juanjo no, guionistas, a Juanjo NO!

Tras hacerse las pruebas, Juanjo le cuenta al Abuelo que tiene problemas de hígado y que tienen que seguir haciéndole más pruebas porque podría ser grave. Rafael decide quedarse con Juanjo hasta que hable con el médico, lo que es bonito, pero… Jolín, qué crueldad han tenido los guionistas con Juanjo hoy, si es que le han dado por todos los lados. A este caso Cruz de navajas en vez de la historia de Mario Postigo contará la de Juanjo y eso no mola ¬¬U

Mientras tanto, Nacho está ilusionado por el casting de Paula, pero ésta ha decidido no presentarse, por lo que Trini va a preguntarle por qué. Paula le dice que el día anterior no parecía muy contenta y Trini dice que si es por su culpa, por haber tenido envidia, la lleva a rastras se hace falta. Paula acaba contándole todo lo ocurrido con Carlos y Trini se siente culpable, sobre todo porque los gestos de Carlos que Paula interpretaba de una manera, Trini sabe por qué eran. La acaba consolando, mientras descubre que Paula estaba con una foto de su madre.

Trini dándose cuenta que ejercer de miss Robinson no va a traer nada bueno.

¡Pues aléjate de Carlos, insensata! (Leer con el vozarrón de Gandalf, que impresiona más)

Por la noche, en el karaoke Trini va a darse a la bebida y Juanjo la frena, por lo que acaban hablando. Bueno, mejor dicho, echándose cosas en cara. Trini cree que él no sabe escuchar, mientras que Juanjo cree que ni está ahí, que ni escucha ni nada y que si le dicen algo serio, sale huyendo. Trini admite que le cuesta hablar de lo que pasa, que es orgullosa, cobarde y demás y sale corriendo, afectadísima y yo creo que más cabreada con ella misma y con el mundo que con alguien en concreto.

¿El problema? Que Carlos va detrás de ella y, aunque Trini le dice que se vaya a cagar (literalmente), él le dice cuatro cosas bonitas y se acaban besando. Pero… Pero… ¡TRINI! ¡¿Qué mierda estás haciendo?! A ver, ya no es ponerle los cuernos a Juanjo con un niñato, que también, sino que la pobre Paula está enamoradísima de él y es tu sobrina y se va a liar parda, cojones. Dios, el día en que estalle esto va a ser muy horrible T0T Y encima Juanjo enfermo T0T

NOOOOOOOOOOOOO.

Esto es El mal, colegas, EL MAL.

Vamos a sufrir lo que no está escrito -.-

Por otro lado, esta semana la trama del karaoke ha sido más breve, pero no ha tenido desperdicio. Y es que César, para levantar el negocio, ha tenido una idea: traer a un amigo suyo que es mago y que hace trucos de mesa en mesa. Lucía apoya la idea, mientras empieza a liarse con historias de sus novios. A Juanjo, como era de esperar, la idea no le gusta nada, pero como el mago, Magonzalo por cierto, cobra a comisión, no tienen nada que perder.

Magonzalo parece que está teniendo éxito entre los clientes y César le comenta a Juanjo lo sumamente amigos que son, que comparten todo… a lo que Juanjo le dice que si comparten la chica porque Magonzalo está tonteando con Lucía. Por eso, al día siguiente intenta sondearla sin ningún tacto y Lucía le cuenta que pasó la noche con Magonzalo y que fue todo muy bien. César le quita importancia, pero parece un poco psicópata, todo sea dicho. En esas, aparece Juanjo contentísimo porque lo han petado con la caja y quiere que vuelva y el mode on sonriente-psicópata de César se acentúa.

César está ahí en plan “jiji, jaja, Magonzalo mola, sí, sí”, pero en realidad está…

 

“César destroza Magonzalo”

Debe ser algo del karaoke, que todos acaban así, xDD.

César se intenta hacer el despistado con lo de llamar al mago, pero Juanjo le conoce tan bien que sabe que lo hace y le exige que hable con Magonzalo. Al día siguiente lo hace y Magonzalo está dispuesto a volver, sobre todo porque quiere volver a ver a Lucía. César, que sigue en plan psico-sonriente, tiene una idea y le aconseja que no vuelva a La bamba porque Lucía está con Juanjo y son súper posesivos y a ella le gusta provocarle hasta que él estalla a lo bestia. Visualizar no sé, pero imaginar se le da súper bien a César, menuda historia se ha montado, jajaja.

Sin embargo, Magonzalo ha decidido seguir a su patata y se presenta en el karaoke para luchar por Lucía, por lo que ésta y Juanjo alucinan. Magonzalo se pispa de que César le ha mentido y se ofende tanto que se va. Además, Juanjo también se enfada con él.

Por la noche, César y Lucía están muy raros y él acaba dándole una flor, pero Lucía prefiere hablar porque no cree que la cosa esté funcionando. César, como siempre, tiene la solución: ha inventado unas reglas que son un poco… ¿inútiles? Lucía le intenta cortar, pero César se acaba disculpando y le dice que una cosa es verla con otro y otra con un amigo, así que Lucía le acaba perdonando.

Yo espero/exijo que estos se líen a final de temporada.

Y para el final me dejo la parte de la familia de Mariano y Asun, que los han vuelto a juntar y ha sido muy guay, sobre todo porque Jeco ha tenido protagonismo y eso siempre es bien :3 La cuestión es que, una vez más, Jeco ha llegado a las tantas tras haber faltado a un trabajo que le ha buscado Candela, así que, claro, su madre se ha chinado y se ha puesto más tajante que la Milá con el fumar y lo ha echado de casa para que aprenda a valerse por sí mismo.

A todo esto, como bien le ha referido Carlos a Trini, la situación en la casa de Los cuñadísimos es chunga, ya que Armenteros y Alma están en pie de guerra. Asun intenta mediar, pero nada. Encima, esa mañana aparece Jeco, que ha pasado la noche ahí porque le han echado de casa. En cuanto Jeco le cuenta todo, Asun se planta en el bar a comentar la jugada y, aunque Mariano no está muy convencido, Candela sigue en sus trece.

En su casa, La cuñadísima oye como Alma le dice a su novio, desde ahora Padre 3.0 (mote cortesía de Armenteros), que una bronca más y se pira. Padre e hija están a punto de liarse a discutir cuando ven a Jeco y se callan y, claro, Asun que es muy lista, se pispa y, por eso, convence a Jeco de que se quede con ellos, pero para solucionarle la vida, ¿eh?

Asun llevando lo de cotillear a un nuevo nivel. Grandeza.

Ahora cuando ponga la mesa, tendré ganas de espiar a alguien.

Cuando Candela se entera, decide que, para vivir de la sopa boba de sus tíos, que lo haga de la suya. Y, claro, La cuñadísima ve peligrar su plan, así que no se le ocurre mejor idea que decirles, además de que todos están contentísimos con Jeco, que Jeco está resentido con ellos por como lo han tratado y que su marido le ha buscado un trabajo y Jeco está encantado. Jolín, Asun, que yo entiendo que no quieras un cisma familiar, pero putear a estos pobres me parece too much, ¡pobrecitos! ¡Ten corazón!

A la hora de comer, Jeco llega tan contento porque le han dado un trabajo gracias a la mediación de Asun. Jeco cree que así podrá volver a casa y, una vez más, al sentirse amenazada, La cuñadísima ataca y le dice a Jeco que sus padres están muy enfadados con él y que no puede volver de momento, que se espere un mes o algo así. Jeco, huye, que Asun te secuestra los seis meses de embarazo que quedan.

Por la noche, al cerrar el bar, Candela tiene muchas dudas sobre si han educado bien a Jeco, sobre si han sido buenos padres y tal. Ambos se acaban culpando de todo y lo pasan fatal. Jo, en serio, pobrecitos, pero si no han hecho nada mal. Asun es implacable la tía, le da igual destrozar una familia (que encima es la de su hermano) para aplacar momentáneamente a la suya. Porque, vamos, no puede tener a Jeco de muro de Berlín entre padre e hija constantemente.

Al día siguiente, Padre 3.0 se presenta para anunciar que Alma y él se han a mudar juntos. ¿Seriously, Alma, con ese? A Armenteros la decisión le parece un horror, así que se china y le dice que no tiene criterio alguno, que se tira al primero que pasa, algo que Jeco (que no se pispa de nada) niega. Es entonces cuando Jeco se entera de que Alma está embarazada y cuestiona la paternidad del bebé. Yo también lo hago, que conste, de hecho sigo apostando porque vamos a tener un miniJeco.

La situación supera a Armenteros que le dice a Jeco que se pire a trabajar para poder hablar con libertad y Jeco le dice que no se corte, pero Carlos le hace ver que si Asun lo mantiene en casa es precisamente por eso: para que haya paz. Alma le pregunta si no se ha dado cuenta, a lo que Armenteros dice qué cómo se va a dar cuenta; Carlos intenta defenderlo un pelín, pero Armenteros lo pone a parir. Por cierto, todos una familia cojonuda, ¿eh? No sólo lo humillan y utilizan entre todos, sino que ni siquiera lo defienden cuando Jeco no les ha hecho nada y, de hecho, se supone que Carlos y él son amigos. De hecho, es triste que el único que tiene algo bueno que decir de Jeco sea Ricky, es que mandahuevos. Y se creerán mejores la manipuladora, el infiel, la preñada y el mini-acosador de Trini. Bah, Jeco, ni caso, eres mil veces mejor.

No hieras a tu Jeco, él no lo haría.

Por la noche, Mariano y, sobre todo, Candela echan de menos a Jeco, cuando éste aparece. Ambos van a preguntarle por su nuevo trabajo, por lo de casa de sus tíos y Jeco, tristón, les explica que ellos piensan que lo hace todo fatal… como ellos. Candela y Mariano le dicen que no es así, que si le meten caña es porque creen que vale mucho. Entonces, al hablar, descubren las mentiras de La cuñadísima y la pobre Candela cree que lo de su cuñada no es normal, xD. Jeco les dice que la situación en esa casa no es perfecta, pero Candela pasa de saber nada, lo que me ha parecido un gesto todo molón, por cierto.

Bueno, al final los tres hacen las paces, Jeco vuelve a casa y yo me he alegrado un montón porque son rebonicos todos. Además, jo, que el pobre Jeco se ha llevado unas cuantas hostias hoy (bueno, hoy y casi siempre, que el pobre parece el puching ball de la serie) y, al menos, ha terminado bien. A ver si le dan una alegría al muchacho pronto, leñe.

Eso ha sido todo por esta semana. La que viene parece que, de momento, no se desatará el Apocalipsis de nuevo y que, encima, tendremos a los chicos en el karaoke a lo Fullmonty. MOLA. Mola un huevo. También aparecerá el padre de Paula y Nacho para intentar llevárselos, lo que puede resultar de lo más interesante.